Actualidad

Cerca de 80 millones de personas desplazadas en el mundo según Naciones Unidas

Cerca de 80 millones de personas desplazadas en el mundo según Naciones Unidas

En el último informe del Alto Comisariado de Naciones Unidas para Refugiados, cerca de 80 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares para huir de la violencia y la persecución. Representan el 1 % de la población mundial y es la cifra más alta que se ha alcanzado nunca. Sólo en 2019, el ACNUR informa de otros 11 millones de personas desplazadas, en gran parte en un pequeño número de países afectados por la guerra. Entre ellos se encuentra Siria, devastada por nueve años de conflicto armado y con 13,2 millones de desplazados dentro o fuera del país, una sexta parte del total. Hasta el 68% de todos los refugiados en el mundo provienen de cinco países: Siria, Venezuela, Afganistán, Sudán del Sur y Birmania. En otras palabras, "si la comunidad internacional pudiera encontrar la unidad, la voluntad política y los recursos para ayudar a estos países a salir de la crisis y reconstruir, lo más probable es que hubiéramos resuelto más de la mitad de los problemas de los refugiados del mundo". El brote de la pandemia debido al nuevo coronavirus en el problema de los desplazados, se suma a la angustia de los interesados en un contexto en el que se repite que "mover tiene consecuencias para uno mismo y para los demás". Y el impacto económico de la pandemia es dramático en los países pobres o en desarrollo”. "Lo que hemos visto aumentar dramáticamente es la pobreza", condicionante que no permite a muchas personas desplazadas encontrar fuentes de ingresos, según Filippo Grandi. En estas circunstancias, y a pesar de las restricciones a la movilidad, los países deben seguir otorgando asilo a los necesitados. "Desafortunadamente, la gente sigue huyendo de sus hogares, porque la pandemia o no, están amenazadas (...) y todavía necesitan refugio, protección, asilo", insiste el director del ACNUR. Más + 

Enlaces directos




Brote de peste bubónica en Mongolia, la región de Khovd confinada

Brote de peste bubónica en Mongolia, la región de Khovd confinada

El Ministerio de Sanidad de Mongolia ha confirmado esta semana que existen dos casos confirmados de personas infectadas con la peste bubónica en el país, una infección producida por una bacteria que provoca la inflamación de los ganglios linfáticos. Los dos casos, registrados en la provincia de Khovd, corresponden a una persona de 27 años y a su hermano de 17, y ambos están siendo tratados en diferentes centros sanitarios, tal y como ha confirmado la agencia china de noticias Xinhua. El responsable de relaciones públicas del departamento, Dorj Narangerel, ha señalado que los dos casos tienen como raíz el consumo de carne de marmota y ha advertido a la población para evitar este tipo de alimento. Las autoridades sanitarias han aislado a cerca de 150 personas que habían tenido contacto próximo con ambos infectados, y todos ellos han sido aislados y evaluados en centros hospitalarios. La peste bubónica es una forma relativa común de peste a nivel mundial, y el vector más común es la pulga; normalmente, el bacilo Y. pestis ingresa en una picadura provocada por este insecto y se traslada a través del sistema linfático hasta el ganglio más cercano, donde se replica. El ganglio es inflama y se tensa, provocando lo que se denomina bubo (suelen ser común en axilas, brazos y piernas). Es raro que se transmita de humano a humano. Si se extiende, la bubónica puede evolucionar y alcanzar a los pulmones, provocando un tipo más severo de enfermedad denominada peste neumónica; esta es una forma más virulenta: su incubación es corta y cualquier persona puede transmitirla a través de las gotas a otros humanos, aunque según señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), las tasas de recuperación de la peste neumónica son bastante altas si se trata en las 24 horas posteriores al inicio de los síntomas. Más +

Gran Bretaña ha impuesto una multa de 80.000 libras a la organización Greenpeace por sus protestas contra las plataformas del mar del Norte

Gran Bretaña ha impuesto una multa de 80.000 libras a la organización Greenpeace por sus protestas contra las plataformas del mar del Norte

Greenpeace ha sido multado con 80.000 libras esterlinas por violar un interdicto judicial durante una protesta de 12 días en una plataforma de perforación. Los activistas abordaron la plataforma Transocean en el Cromarty Firth el 9 de junio. La compañía British Petroleum, que tiene contratada la plataforma, dijo que en ese momento los activistas por el cambio climático habían actuado de una manera "imprudente". Después del fallo de la corte, Greenpeace dijo que simplemente había estado "tratando de proteger el planeta". La jueza Lady Wolffe dijo que consideraba entregar al director ejecutivo de la organización, John Sauven, una sentencia de cárcel suspendida, pero que había decidido ejercer la "indulgencia".  Greenpeace ha dicho que "continuará luchando para evitar que la industria petrolera arruine nuestro clima". El Sr. Sauven dijo: "Estamos de acuerdo con nuestras razones para tomar medidas para detener la perforación temeraria de BP, que nos está llevando más profundamente a la emergencia climática. La plataforma Transocean se había dirigía al campo Vorlich de BP, a 241 km al este de Aberdeen, cuando los manifestantes la ocuparon. La protesta retrasó su salida del Cromarty Firth durante cinco días. El buque de Greenpeace Arctic Sunrise abordó la plataforma en el Mar del Norte, y el grupo dijo que la plataforma se vio obligada a volver hacia tierra. La protesta de 12 días resultó en numerosas detenciones. British Petroleum, una de las compañías petroleras más importantes del mundo, tiene previsto suprimir 10.000 empleos (el 14 % del total) debido a la crisis del covid-19. Más + Más +

La pandemia de COVID-19 debilita aún más a un Puerto Rico frágil tras varios huracanes y terremotos

La pandemia de COVID-19 debilita aún más a un Puerto Rico frágil tras varios huracanes y terremotos

Puerto Rico está paralizado por múltiples crisis y necesita soporte exterior para hacer frente al covid-19. Con 7.608 casos y 153 muertes reportadas, la isla cuenta con un sistema de salud bajo mucha presión ya desde antes del inicio de la pandemia. Médicos Sin Fronteras (MSF) ha empezado a apoyar varios centros de salud, realizar actividades de promoción de la salud para comunidades de riesgo, y prestar atención médica domiciliaria a personas vulnerables. Puerto Rico se enfrenta ahora a un brote de covid-19 mientras sigue haciendo frente al impacto en la salud de dos huracanes devastadores que golpearon el país en 2017 y una serie de fuertes terremotos a principios de este año. Cuando se reportaron los primeros casos de covid-19 en marzo, el sistema sanitario de la isla ya soportaba mucha presión. Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, Puerto Rico ha notificado 7.608 casos y 153 muertes. “El sistema de atención médica y todas las estructuras sanitarias han tenido que hacer reajustes importantes en sus actividades, incluyendo retrasar la atención no relacionada con la COVID-19”, explica Sophie Delaunay, coordinadora de MSF en Puerto Rico. “Muchas personas no tenían acceso a la telemedicina y el alto desempleo contribuyó a empeorar las condiciones de salud. Hemos comprobado que las personas con un frágil estado de salud no estaban siendo atendidas”. Desde abril, contribuimos a cubrir las necesidades más inmediatas en varios centros de salud y comunidades en Puerto Rico mientras hemos ido aumentando los casos de COVID-19. MSF ha distribuido equipos de protección individual (EPI) y realizado formaciones de prevención y control de infecciones (IPC) para trabajadores esenciales. Más +

Al mundo le faltan 142 millones de mujeres ‘desaparecidas’ por machismo

Al mundo le faltan 142 millones de mujeres ‘desaparecidas’ por machismo

El informe del Estado Mundial de la Población 2020 publicado por el UNFPA denuncia que hay 19 formas de violar los derechos de las mujeres y analiza en profundidad tres de ellas: los feticidios de niñas, la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil. Las llaman "las desaparecidas". Son las que no llegaron a nacer porque fueron víctimas de feticidio femenino o murieron tempranamente porque sus padres desatendieron su alimentación y salud deliberadamente en su primera infancia. Por ser mujeres. El Fondo de las Naciones Unidas para la Población (UNFPA, por sus siglas en inglés), la agencia que se encarga de la salud sexual y reproductiva, calcula que hoy al mundo le faltan 142,6 millones de mujeres. Nacen menos de lo que es naturalmente normal (100 niñas por cada 106 niños) y fallecen de más en sus primeros años de vida. La preferencia por los hijos varones detrás de estas desapariciones es una de las 19 violaciones de sus derechos fundamentales que sufren las mujeres por el hecho de serlo, según este organismo. Desde el planchado de senos hasta las pruebas de virginidad. Pero en su informe anual del Estado de la Población Mundial 2020 se ha centrado en tres: la ya citada selección de niños, el matrimonio infantil y la mutilación genital femenina. "Imaginen a una niña de 12 años que adora ir a la escuela, pero a la que sus padres un día le dicen que se ponga su mejor ropa y dos horas después la casan con su vecino que le triplica la edad. O una chica de 16 años a la que le mutilan sus genitales. Imaginen a una pequeña de cuatro que escucha a sus padres quejarse de que no tienen un hijo y que ella es solo una carga", pide Natalia Kanem, directora ejecutiva del UNFPA, a un grupo de periodistas en la presentación por videoconferencia. Más +